Juárez se solidariza

Ciudad Juárez, Chihuahua. A 14 de Noviembre del 2014

 

Lic. Enrique Peña Nieto
Presidente de la República Mexicana

 

A través de este comunicado, La Mesa de Seguridad y Justicia de Ciudad Juárez manifiesta su fraternal solidaridad con las víctimas de los sucesos acontecidos en los municipios de Iguala, Cocula y Ayotzinapa, en el Estado de Guerrero. Y condena de manera enérgica el fondo de estos eventos: la Corrupción, la Impunidad y la Narco-Política.

 

No podemos permitir que crímenes como éste queden al margen de la justicia y burlen una vez más el Estado de Derecho en México.

 

Hoy que Guerrero clama por sus desaparecidos, Juárez recuerda sus pérdidas. Ahora que Guerrero vive otra desgracia, Juárez se solidariza con su dolor, porque revive en esta comunidad huellas imborrables como las que han dejado Salvarcar y el más reciente e indignante caso del Arroyo del Navajo.

 

Es su deber investigar estos y otros hechos y llegar hasta las últimas consecuencias. No podemos continuar con la  práctica de anteponer los intereses individuales, partidistas o de grupo al Estado de Derecho.

 

Los ciudadanos de éste  país, no toleramos la impunidad y corrupción que por años han contaminado gravemente a nuestras instituciones.

 

Por lo mismo, en Cd. Juárez pasamos de la  descalificación y la protesta  a la propuesta y colaboración. Hoy La Mesa de Seguridad y Justicia compuesta por ciudadanos y autoridades de los 3 órdenes de Gobierno trabaja de manera ordenada y coordinada para disminuir los índices delictivos en esta comunidad.

 

Hoy señor Presidente, le pedimos ejercer todo el rigor de la Ley para aquellos que de nueva cuenta han atentado contra la integridad y la libertad de este País. Hoy queremos ver consignados a todos aquellos que continúan creyendo que pueden burlarse de este hermoso país, México.

 

Mesa de Seguridad y Justicia de Ciudad Juárez

ARRANCA EN CIUDAD JUÁREZ EL PRIMER ENCUENTRO NACIONAL DE MESAS DE SEGURIDAD Y JUSTICIA

Christian Torres

Este martes dio inicio en esta ciudad el primer encuentro nacional de Mesas de Seguridad y Justicia, coordinado por la Organización México SOS, que preside Alejandro Martí. El encuentro busca estrechar la colaboración entre las distintas mesas regionales y locales de seguridad, así como dar a conocer la experiencia de éxito que ha tenido la Mesa de Seguridad y Justicia de Juárez en términos de reducción de la incidencia delictiva, coordinación con la autoridad y seguimiento a la estadística criminal.

El encuentro será encabezado por Alejandro Martí y contará con la presencia de expertos y autoridades locales, regionales y federales en materia de seguridad y justicia, incluyendo la participación del gobernador de Chihuahua, César Duarte.

“Este encuentro surge de la necesidad de dar a conocer casos de éxito del trabajo ciudadano, como ha sido el caso de la Mesa de Juárez, que nos permitan generar confianza en que sí es posible cambiar el clima de descomposición que lamentablemente todavía reina en muchas entidades del país, por un clima de colaboración entre la ciudadanía y la autoridad”, destacó Alejandro Martí, presidente de México SOS.

La Mesa de Juárez surgió del compromiso de los ciudadanos para poner freno a la ola de violencia que se desencadeno en esta entidad en 2007 y se prolongó hasta 2010.  Fue entonces cuando surgió el programa “Todos somos Juárez. Reconstruyamos la ciudad”, que con la participación de los tres órdenes de gobierno y la sociedad, se propuso abordar la solución integral al problema sobre la base de compromisos concretos en materia de economía, empleo, salud, educación, desarrollo social y seguridad pública y justicia. Este programa derivó en la conformación del grupo “Ciudadanos sin Cargo Público”, quienes, en coordinación con funcionarios de los tres órdenes de gobierno, quienes crearon a su vez a lo que se denominaría el “Modelo Juárez de Participación Ciudadana en Materia de Seguridad” y después “Mesa de Seguridad y Justicia”.

“La Mesa organiza su trabajo a partir de comités para dar atención a los problemas más urgentes. Cada comité es independencia para realizar sus actividades de acuerdo con las problemáticas o necesidades que se vayan presentando en la ciudad; son coordinados por un integrante de Ciudadanos sin Cargo Público, quienes se encargan de convocar a las autoridades de los tres órdenes de gobierno, de dar seguimiento a los acuerdos y registrar los avances para rendir cuentas”, explicó Orlando Camacho, director general de México SOS.

A partir de la experiencia exitosa que significó la instauración del Modelo Juárez de Participación Ciudadana en Materia de Seguridad, a partir de 2008, las Mesas de Seguridad y Justicia SOS constituyen un modelo conceptual de trabajo promovido por la Fundación México SOS en diversas ciudades y entidades de la República mexicana, que está encaminado a dar cumplimiento a los postulados que son su razón de ser: luchar a favor de la seguridad pública, de la justicia y en contra de la impunidad.

Bajo esta óptica, México SOS ha promovido la integración de Mesas de Seguridad y Justicia en 10 ciudades de la República, tales como: Tijuana, Baja California; Cancún, Quintana Roo; Puebla, Puebla; León, Guanajuato; Coatzacoalcos, Córdova y Jalapa, Veracruz; Los Cabos y La Paz, Baja California Sur, Valle de Bravo, Estado de México; Morelia, Michoacán y en Villahermosa, Tabasco; corroborando, que la eficacia de las políticas de seguridad pública a traviesan por la participación activa de la ciudadanía en el diseño y ejecución de las acciones, planes y proyectos en la materia.

Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres Christian Torres

Posicionamiento caso Marco Barrueta

Una de las motivaciones de esta organización ciudadana, es precisamente la administración eficaz y equitativa de la justicia, es por eso que nos preocupan situaciones que se presentaron en uno de los casos al que le hemos dado seguimiento desde su inicio y en el cual nos hemos dado cuenta de irregularidades en el proceso judicial.

El sábado 25 de febrero del 2012 a las 20:30 horas  fue atropellado el joven Marco Antonio Barrueta Alvarado  por una motocicleta que conducía Ramón Gerardo González, un accidente  como muchos que hay en la ciudad, sin embargo, este  hecho ha derivado en una muestra de impunidad y corrupción.

 

Este accidente fue atendido por el  agente de tránsito   Juan Gabriel Ramírez López  quien estableció  que el  responsable  había sido el peatón por lo que debería pagarle mil dólares por daños al conductor, en un peritaje  parcial y a favor del motociclista.

 

En ese momento el oficial “no vio” el letrero de cruce peatonal en la esquina por donde Marco cruzó la avenida Ponciano Arriaga, tampoco se dio cuenta de 2 letreros preventivos: uno  que alertaba sobre el cruce peatonal y otro de disminución de velocidad, datos que no aparecieron en el peritaje que a todas luces carece de validez, dada la parcialidad de éste, fundamentada en la familiaridad que se observó en el trato entre el agente y el motociclista.

 

Al lugar acudió una ambulancia y aunque la paramédico que revisó a Marco en ese momento, no encontró signos neurológicos de una  lesión mayor, la conducta de Marco inmediatamente  después  del accidente fue sufriendo alteraciones, por lo que el agente  de  tránsito  ”dedujo”  que  iba alcoholizado, aunque la prueba que se le hizo posteriormente salió negativa.

 

 

 

Marco  permaneció  detenido  en  una celda de  Vialidad y Tránsito Municipal  alrededor de 2 horas, durante  las  cuales  se  quejaba  a gritos de dolor de cabeza y pedía que se le sacara de ahí, sin embargo su atención médica pasó a segundo término.

 

Compañeros de trabajo de Marco acudieron para tratar de ayudarle, pero les fue imposible pagar la cantidad que el conductor pedía por los daños de su moto, por lo que Marco fue trasladado a la Fiscalía del Estado en calidad de detenido,  donde no fue recibido debido a que el médico en turno determinó  que sus condiciones de salud ameritaban  hospitalización.

 

El resultado fue que  dos  semanas después, el sábado 10 de marzo a las 23:30 horas Marco Barrueta falleció como consecuencia de traumatismo craneoencefálico.

 

 

Las cosas no terminaron ahí, pues el desenlace que se dio el viernes 22 de agosto, después de 2 años 4 meses de su muerte, tras  un  juicio  desgastante   y  doloroso  para  sus  padres ancianos  y enfermos,  que  dependían económicamente de su hijo, el Juez Sergio Alberto Benítez Díaz, dictó sentencia y  no encontró culpable a Ramón Gerardo González por la muerte de Marco.

 

Ésto en un proceso judicial igual de inconsistente que la actuación del agente de tránsito, pues el juez determinó en su sentencia que Ramón Gerardo González no pudo prevenir el accidente, porque las señales de vialidad en el lugar de los hechos no eran visibles, ignorando así, el criterio del deber de cuidado que es prioridad para todo conductor de un vehículo.

 

 

 

 

Por otro lado, en el proceso se tomaron en cuenta elementos subjetivos y parciales, como lo fue el peritaje que realizó el agente de tránsito, ya que pese a que posteriormente  se hicieron otros dos peritajes realizados  por expertos, para el  juez el primero tuvo mayor validez, nunca poniendo en duda el testimonio del agente.

 

Además el Juez desestimó la opinión de dos médicos especialistas que explicaron que  la muerte de Marco fue a raíz del accidente y solo tomó en cuenta el testimonio de la paramédico que lo atendió en el lugar de los hechos y que dijo haberlo visto en condiciones de salud aceptables, asumiendo así el Juez, el papel de experto médico al determinar que Barrueta Alvarado, no murió por esa causa.

 

 

 

 

Este  caso es un ejemplo  de  la pésima calidad de algunos servidores públicos, que tenemos los ciudadanos juarenses y que son los encargados de resguardar nuestra seguridad y brindarnos  Justicia.

 

La corrupción  del agente de tránsito al favorecer a este  motociclista, dictó la  sentencia de muerte de un joven profesionista de 29 años. La ignorancia y parcialidad de un juez, mató las esperanzas de la familia de Marco de alcanzar  justicia, después  de sufrir  el  dolor de verlo agonizar y morir esposado a una cama de hospital como si hubiera sido el peor delincuente.

 

La Justicia es un derecho  con el  que no se comercia, ni debe estar supeditada a  intereses personales, es por eso que en la Mesa de Seguridad y Justicia condenamos la administración parcial de ésta y exigimos….. Justicia para Marco.